Inicio » Tratamientos » Implantes

Implantes

Implantología y Prótesis Fija

En las últimas décadas ha ocurrido un gran desarrollo con respecto a la rehabilitación oral.

Las mejoras se relacionan con la posibilidad de reemplazar por completo un diente faltante con un diente artificial sostenido por un implante, lo que evita que el paciente sin dientes use dentaduras postizas removibles o que el dentista tenga que preparar (usar) dientes que recibirán coronas de prótesis fijas.

Dr. António Pinhão Ferreira
Dr. António Pinhão Ferreira
Implantología y Prostodoncia

Los implantes no son más que tornillos (generalmente de metal biocompatible) con diferentes calibres y alturas, con diferentes roscas para permitir (con mayor frecuencia bajo anestesia local y con sus propios instrumentos rotativos) su colocación en los huesos maxilares, más precisamente en las ubicaciones correspondientes de los dientes perdidos.

Es un tornillo especial y muy estudiado.

Dr. António Pinhão Ferreira
Dr. António Pinhão Ferreira
Implantología y Prostodoncia
Diente implanto soportado
Diente implanto soportado

Diente implanto soportado

Si un paciente que necesita colocar un diente artificial soportado por implante pagase solo la fabricación y el material correspondiente al tornillo, media docena de centavos serían suficientes. Sin embargo, lo que el paciente paga son patentes que los investigadores científicos, en los últimos años, han promovido la investigación para que la colocación de estos implantes sea funcional y estéticamente exitosa, sin causar daños al paciente.

Por lo general, los implantes son hechos de materiales biocompatibles para que el organismo no los identifique como cuerpos extraños. El metal utilizado es generalmente titanio. Ese material biocompatible no debe causar reacciones adversas inflamatorias y debe permitir la unión intrínseca al hueso biológico conocido como osteointegración. Este fenómeno, que permite que el implante se ancle en el hueso, tarda un promedio de cuatro meses en completarse.

Esto significa que después de colocar un implante es conveniente esperar unos cuatro meses antes de colocar el diente artificial (corona).

Cuando se pierde un diente, es posible reemplazarlo con una corona sostenida por un implante. Por lo general, el implante (hecho de metal biocompatible) se coloca en lo hueso maxilar bajo anestesia local. Si todo va bien, el implante se adhiere al hueso a través de un proceso biológico llamado osteointegración durante aproximadamente 4 meses.

Diente implanto soportado

Manejo del espacio para colocar un implante

Antes de colocar un implante, se requiere un estudio de las condiciones generales y locales.

Es importante que el paciente tenga buena salud, ya que la colocación de los implantes sufre una respuesta biológica al acto quirúrgico y también al material del implante. Esto significa que hay enfermedades y medicamentos que, parcial o totalmente, contraindican la colocación de implantes, por lo que es obligación del paciente informar al dentista sobre los medicamentos y las enfermedades que lo afecta.

A nivel local, es necesario verificar las condiciones de espacio en el arco dental, es decir, si necesitamos espacio o si hay más espacio para colocar el diente soportado por el implante. Para esto, se realiza un examen clínico, escaneo 3D de las estructuras orales y una radiografía panorámica. Si el médico considera que el espacio es inadecuado, es posible que sea necesario colocar aparatos de ortodoncia para mover los dientes adyacentes a mejores posiciones.

Con el espacio adecuado y siendo necesaria la rehabilitación, es importante verificar que tengamos suficiente hueso para ajustar y sostener el implante, particularmente en cuanto al grosor.

Por lo tanto, utilizamos la tomografía axial computarizada (TAC), que, además de brindarnos imágenes muy confiables sobre las condiciones óseas locales, permite, en algunos casos, solicitar una guía tridimensional para orientar al implantólogo a colocar el implante de manera segura.

En algunos casos, no hay suficiente hueso para permitir la colocación de uno o varios implantes. Cuando esto sucede, es posible que deba proporcionar más hueso al sitio. Esto se puede lograr colocando hueso artificial en polvo inerte (bio-hueso) o aplicando un injerto óseo recogido a otra parte del cuerpo (mandíbula, tope del cráneo, etc.).

1 Si el espacio es inadecuado, es posible que sea necesario colocar aparatos ortodóncicos para mover los dientes adyacentes a mejores posiciones. En este caso, el diente molar posterior se inclinó hacia adelante ocupando el lugar donde estaba el diente faltante anteriormente, lo que obligó al aparato a enderezar el molar y devolverlo a su posición anterior.

2 Una vez que se ha alcanzado el espacio, se coloca el implante y el proceso de osteointegración lleva unos cuatro meses.

3 Al lograr la osteointegración, se puede colocar la corona, logrando así la rehabilitación fija del diente faltante.

Colocación del implante donde falta hueso

Una vez que se verifica la situación radiográfica y clínica, el implantólogo, después de la anestesia local, abrirá el sitio quirúrgico causando sangramiento y ensanchando la herida separando las corticales óseas.

Después colocará hueso inerte (hueso biológico) en la herida quirúrgica, mezclándose con células que contienen sangre que ayudarán a resolver el proceso inflamatorio y remodelar un hueso nuevo para recibir el implante.

Este proceso de remodelación ósea, denominado de osteointegración, llevará unos cuatro meses. Solo entonces se puede colocar la corona.

En las siguientes imágenes, ejemplificamos el proceso de colocación de un implante en un caso donde hay poco hueso para lo integrar.

1 Colocación de polvo de hueso artificial (bio hueso) cubierto con una membrana y luego suturado.

2 Después de colocar el bio-hueso (para que el paciente no vaya sin el diente frontal), insertamos un dispositivo protésico removible con un diente artificial. Si todo va bien, la sangre empapa el hueso artificial, y en aproximadamente cuatro meses se formará un hueso nuevo para permitir la colocación de un implante.

3 Cuatro meses después de la osteointegración del implante colocado en el hueso nuevo, podemos colocar la corona.

Colocación de un implante donde hay una pérdida ósea extrema

En otros casos más graves con pérdida ósea extrema, es preferible colocar un injerto óseo donde queremos colocar los implantes.

Las siguientes imágenes ilustran el proceso de colocación de un implante en esos casos.

1 En estos casos, se coloca un injerto óseo. Estas porciones de hueso se pueden recolectar al mismo tiempo en varios lugares del cuerpo humano (huesos maxilares, huesos ilíacos, huesos del cráneo, etc.). La porción de hueso se fija con pequeños tornillos, que se retirarán después de la integración del injerto.

2 Cuatro meses despues, ya tenemos hueso lo suficientemente grueso para colocar el implante. Si todo sale bien, el implante integrará el hueso (osteointegración) y se podrá colocar la corona.

Colocación de implantes cuando hay pérdida de dientes posteriores en lo maxilar superior

Otra situación común tiene que ver con la pérdida de dientes posteriores en lo maxilar superior. Cuando un paciente pierde estos dientes demasiado temprano, la resorción ósea puede hacer que la distancia entre el borde óseo y el seno nasal sea muy pequeña, hasta el punto de que no hay altura para colocar implantes.

Colocación de implantes cuando hay pérdida de dientes posteriores en lo maxilar superior

1 Para lograr la altura en el hueso, se realiza un procedimiento llamado elevación de seno maxilar conocido como “elevación de seno”.

Con anestesia local y con la medicación adecuada, se despega la encía y se expone el borde óseo. En la zona lateral, se abre una ventana de hueso para permitir la inserción de un instrumento para levantar la membrana de revestimiento de la cavidad sinusal.

2 Ahora llenamos el espacio creado con hueso artificial inerte (bio-hueso).

Este hueso se mezclará con la sangre, que contiene las células reparadoras y las sustancias esenciales para la integración y la remodelación del hueso nuevo.

Este proceso tomará aproximadamente seis meses, después de los cuales se pueden colocar los implantes; Tardarán cuatro meses en ser osteointegrados.

El proceso quirúrgico se ilustra en las siguientes imágenes:

Es importante decir que la colocación de un implante es un acto técnico-quirúrgico que requiere adaptar los tejidos biológicos circundantes en la resolución de la inflamación.

Por lo general, con un médico especializado y experimentado, si se utilizan materiales de alta calidad y medicamentos propios, en 95% de los casos el implante se fija al hueso circundante, resolviendo así el proceso de reparación inflamatoria en aproximadamente cuatro meses (osteointegración).

La pérdida de un implante no es un evento catastrófico y debe entenderse como un problema biológico local.

Por lo general, se retira, y después de un estudio cuidadoso dentro de los cuatro meses, se reemplaza el implante.

Al igual que nuestros propios dientes, los implantes no duran para siempre.

Después de varios años, se puede desarrollar una inflamación conocida como periimplantitis en el hueso circundante del implante, lo que puede conducir a la movilidad y pérdida del implante.

Ortopóvoa se enorgullece de tener el conocimiento y la vasta experiencia para promover la rehabilitación orofacial compleja envolviendo dientes con y sin implantes.

Además, tenemos nuestro propio laboratorio y técnicos para fabricar coronas y carillas de cerámica.